Responsable

El primer paso para desarrollar el poder personal es abandonar la postura de víctima y asumir una postura responsable frente a todos los acontecimientos en la vida. Para abrirnos a nuestro poder personal es necesario desarrollar la competencia de contar la historia desde otra perspectiva, desde una observación hecha por un protagonista. El protagonista es sujeto de su discurso.

Reconoce que no fue capaz de alcanzar los resultados que quería dadas las circunstancias a las que se enfrentó. No le echa la culpa a las circunstancias. Las circunstancias estaban ahí, pero la variable de ajuste para el protagonista es su propia acción. Es en esta acción en la que tenemos que enfocarnos para adquirir mayor poder personal, pero esto no es voluntarista, sino que se trata de desarrollar una mayor toma de conciencia que nos permita la implementación de prácticas concretas de uso cotidiano para poder alcanzar los resultados queridos.

Dejar un comentario